La actuación de jueces incide en la impunidad de abusos sexuales

La actuación de jueces incide en la impunidad de abusos sexuales

Tomado del Diario El Universo del 29 de Noviembre del 2009

El cuarto de cachivaches donde Belén (nombre protegido) jugaba se convirtió en una pesadilla para la niña de 6 años. Ahí fue sometida a los peores abusos tres o cuatro veces por semana durante más de un año por un hombre de 70 años, piel oscura, mirada dominante y ojeras marcadas.

Dominar al pequeño cuerpo le fue fácil al agresor, quien con una mano le apretaba el cuello para que no gritara, mientras con los dedos de la otra lastimaba sus órganos genitales y la obligaba a abrir la boca para practicar sexo oral. Esa pesadilla se repitió tres o cuatro veces por semana desde agosto del 2006 a septiembre del 2007.

Hace tres años, Belén fue abusada durante un año por el padre de una amiga de su madre. El caso aún no se resuelve.

Los constantes abusos provocaron una infección por las heridas y laceraciones en la vagina y el ano, las que a la final delataron el hecho que la niña había callado. Pero esas evidencias no fueron contundentes a criterio de los fiscales y jueces a cargo del caso, susurra la abuela con voz de impotencia.

Los dedos del agresor provocaron un desgarre en los órganos genitales, como lo confirmó el examen médico, pero la prueba no fue suficiente y se pidieron otros dos exámenes, dice la mujer. Tampoco hubo testigos que garanticen la existencia del delito como exigen algunos jueces.

Las críticas de la abuela de Belén al proceso judicial no son aisladas. El estudio Verdad desnuda, una aproximación al discurso judicial sobre la violencia sexual, elaborado entre el 2006 y 2007 por el Centro para la Promoción y Acción de la Mujer (Cepam), revela una serie de inconsistencias en la administración de justicia, las que contribuyen a la impunidad.

El art. 12 del Código Penal prevé que la intimidación también puede configurar el delito de violación, sin embargo, para los jueces, violación es igual al uso de la fuerza, indica el estudio. Se considera clave que no hay violación si no hay simultáneamente violencia física con huellas claras y contundentes. Los jueces buscan hasta el cansancio esas huellas contundentes de violencia física, vaginal o anal, agrega el documento.

En otros juicios incluso hasta se consideran atenuantes para el agresor, según el estudio. Es el caso de una menor de 13 años, a cuyo agresor los jueces consideraron “atenuante trascendental” el hecho de haberle prometido matrimonio y haber reconocido al hijo que fue producto de la violación. La investigación también cuestiona el hecho de someter a los niños a varios exámenes médicos, incluso a careos con el agresor. Yanina Villagómez, coordinadora de las fiscalías de Delitos Sexuales, recuerda el caso de una niña, violada por un vecino, que sufrió una crisis nerviosa al enfrentar al acusado durante una audiencia.

Esperanza sufre por el abuso a su hija de 16 años, caso que también está estancado entre los juicios similares.

¿Por qué no se utiliza la Cámara de Gesell? (habitación donde la víctima puede ser entrevistada y observada por las autoridades de justicia detrás de un vidrio), se preguntan familiares, psicólogos y abogados de las víctimas. Diana Cueva, titular de la Fiscalía Quinta, dice que se debería reglamentar el uso de ese lugar entre los jueces porque no todos lo utilizan.

Esas son algunas causas por las que la mayoría de casos no se denuncia o no se sigue. Las víctimas o sus familiares desisten porque se cansan de los procedimientos judiciales, de los obstáculos y la demora en las diligencias, refiere Raquel Ichazo, psicóloga del Cepam, organización de ayuda a víctimas de abusos sexuales donde, de los 463 casos atendidos entre abril y septiembre pasados, el 40% son de niños y adolescentes.

Una investigación realizada por el Instituto de la Niñez y la Familia y el Ministerio de Inclusión Económica y Social revela que el 21,4% de 1.100 escolares entre 16 y 17 años encuestados, que representa a 2,5 millones en el país, fue víctima de violencia sexual.

Mientras, cifras de la Fiscalía del Guayas del 2008 arrojan que de las 3.443 denuncias por delitos sexuales, 2.968 tuvieron indagación previa y de ellas solo 328 pasaron a instrucción fiscal (etapa de investigación).

También en el Cepam solo hay 45 casos en investigación. Mientras que en la Fundación María Guare se registran 8 sentencias dictadas en tres años en los casos que ellos asisten y de los 18 del 2008 y 25 de este año, en ninguno hay sentencia. Las dos organizaciones en convenio con el Innfa ofrecen asistencia legal y psicológica a las víctimas de abusos sexuales.

La mayoría de casos no se sigue por desinterés de los denunciantes o porque llegan a acuerdos con los agresores, explica la fiscal Villagómez. Pero también por las amenazas y represalias, dice Ichazo.

El caso de Belén, por ejemplo, lleva más de un año. Desde julio pasado se espera la fijación de la fecha para la audiencia de dictamen de sentencia, la que no se puede cumplir porque el juicio está desaparecido.

Diana Cueva, de la Fiscalía Quinta de Delitos Sexuales, explica que de las 469 denuncias recibidas en lo que va de este año, el 80% corresponde a abusos sexuales y de ellos el 30% a niños y adolescentes. De ese porcentaje el 20% inició instrucción fiscal, el 19% se apela y “duerme en las cortes”.

El calendario que debe seguir el procedimiento judicial no se cumple, afirma.

Explica, por ejemplo, que para una audiencia de formulación de cargos, según la ley, el juez en un plazo de 24 horas debería fijar el día y la hora para la diligencia que debe efectuarse en un tiempo de cinco días. En la realidad, la notificación recién llega al mes o dos meses.

Algo similar ocurre con las audiencias para formulación de dictamen de sentencia y otros procesos judiciales, indica. A ello se suma la suspensión de las diligencias por ausencia del abogado del acusado o de alguna de las partes procesales, lo que retrasa aún más el trámite y dilata los casos.

Detalles: Asistencia y denuncias

Atención especializada

Para buscar ayuda puede acudir al Cepam, ubicado en un local junto al mercado Caraguay, Telf. (04)2447347; o la Fundación María Guare, en Babahoyo y Clemente Ballén, Telf. (04)2372007.

Denuncia legal

En las dependencias de la Fiscalía, Policía Judicial, consejos de la Niñez y la Adolescencia y en oficinas de defensa del educando en las direcciones provinciales de Educación.

Denuncia por juicios

En las delegaciones del Consejo de la Judicatura en cada provincia. La denuncia debe incluir los nombres y apellidos completos, hechos y argumentos sobre la queja contra el funcionario judicial.

Alerta para padres

Aislamiento, llanto, dificultad para dormir, irritabilidad, lesiones en sus genitales, excesivo pudor con su cuerpo, secreciones genitales en la ropa interior o cambios en el rendimiento escolar.

Salud sexual no orienta a chicos

Salud sexual no orienta a chicos

Tomado del Diario El Telégrafo del Lunes 23 de Noviembre del 2009

Investigación muestra que ellos requieren atención focalizada para prevenir enfermedades.

Según la investigación del Cepam  “Jóvenes, sexualidad, cuerpo y salud”, la cual recoge opiniones de chicos con edades entre 14 y los 24 años, los hombres de ese grupo etario   consideran que los servicios de salud  están orientados únicamente a la mujer y  no ofrecen  lugares donde ellos puedan acudir.

La investigación, realizada a medio centenar de jóvenes y una veintena de médicos,  identifica que “la mayoría de varones consultados ha buscado atención médica en pocas ocasiones y solo lo hacen cuando presentan síntomas evidentes de que se han enfermado”.

En este último caso encaja la experiencia de Adrián Cedeño, de 19 años de edad, quien hace dos meses se vio forzado a visitar un urólogo al presentar erupciones en su pene. Lo que más le sorprendió fue la expresión de extrañeza del médico: “¡Es raro que venga un hombre joven de su edad a una consulta médica, lo felicito!”, recuerda.

“Eso -opina- ocurre porque la mayoría de las personas de mi edad siente vergüenza. Muchos creen que a los varones no les  pasa nada”.

También Alexis Zambrano, de 17 años, quien pertenece al Centro de Jóvenes Pasos y Huellas, del Centro Ecuatoriano para la Protección y Acción de la Mujer (Cepam), es parte de los menores de edad que se sienten excluidos del sistema de salud. “No hay subcentros de salud que sean conocidos por los hombres, por ese motivo los jóvenes no se acercan a los médicos, ni  saben  a dónde acudir”, expresa.

Jóvenes del centro Pasos y Huellas acuden hasta Cepam para informarse sobre salud sexual y reproductiva.

En ese aspecto, los índices de la  Dirección Provincial de Salud muestran  que en Guayas, en lo que va del año, 54.208 hombres presentaron problemas por infecciones en las vías urinarias. Además, los trastornos de la uretra son la tercera causa de morbilidad (enfermedad) hospitalaria.

Para Sonia Rodríguez, coordinadora del centro juvenil del  Cepam, esas situaciones ocurren precisamente porque no hay una oferta de los servicios de salud para ellos.

“La consecuencia final de eso es que ninguno acude por información, sino cuando ya están enfermos”, asevera.

A eso se suma, explica la psicóloga,  la falsa concepción de que muchos se vean como “machos fuertes, impositivos y rudos”. Por eso  ellos no creen necesario cuidar su salud, añade.

En la Unidad del Guasmo Central, donde atienden al grupo etario, se evidencia que cuando existe un centro, el grupo sí demanda  atención.

Allí el médico general Antonio Zambrano calcula que  un promedio de 15 hombres, de 10 a 19 años de edad, acuden diariamente para recibir asistencia.

“Se necesitan más unidades de salud para los jóvenes y  difundir más los derechos que tienen sobre su salud sexual y reproductiva, de esa forma se evita que ellos acudan a los amigos o personas mal informadas”, sugiere el galeno, quien trabaja junto a una ginecóloga.

Otra solución que plantea a la problemática es que se capacite a profesores de escuelas y colegios fiscales para que orienten a los alumnos e incentiven una cultura de acudir a los centros de salud más cercanos.

“Es normal que la juventud no vaya al médico por vergüenza y termine preguntándole a un vecino o a un amigo mal informado. Por eso es importante que los adolescentes vayan al médico para que los ayude a despejar sus dudas y puedan orientarlos”, dice.

Johnny Varela, coordinador del centro para adolescentes de la Asociación pro bienestar de la familia ecuatoriana (Aprofe), señala que tanto hombres como mujeres jóvenes tienen los mismos temores y prejuicios  que influyen para que ellos no acudan a los servicios de salud.

Varela coincide con que  los proyectos de salud deben tomar en cuenta  a los hombres, “eso ayudaría a que usen protección en sus relaciones sexuales y no estén en riesgo”.

Asimismo, Susana Rendón, psicóloga clínica de Aprofe,  asegura que atiende a   hombres, pero ya  cuando  tienen problemas de conducta, sexualidad y conflictos de pareja que habrían podido prevenir. “De las 115 consultas mensuales  aproximadamente el 60% corresponde a ellos. Buscan aquí las respuestas que muchas veces no hay en la casa porque  son familias disfuncionales. Mientras que otros lo hacen con amigos o con su pareja”, manifiesta.

La psicóloga explica que los jóvenes no saben a dónde acudir para tratar estos temas, y la última opción es el especialista.

Alexis Zambrano

Adolescente del Centro de Jóvenes Pasos y Huellas, del Cepam

“No hay subcentros de salud conocidos para hombres, por ese motivo los jóvenes no se acercan a los médicos”

Sonia Rodríguez

Coordinadora del centro juvenil del Cepam

“La consecuencia final de eso es que ninguno acude por información, sino cuando ya están enfermos”

Plantón rechazó abusos a mujer

Plantón rechazó abusos a mujer

Tomado del Diario El Telégrafo de Noviembre del 2009

Según Jair Briones, activista, los colegios, las calles y los hogares deberían ser sitios seguros a fin de que las mujeres anden tranquilas.

En medio de los vehículos, los activistas rechazaron la violencia hacia la mujer

Unos cincuenta estudiantes, miembros del Área de Jóvenes del Centro Ecuatoriano para la Acción y Protección de la Mujer (Cepam), realizaron, la mañana de ayer, un plantón frente al parque Centenario.

El motivo: rechazar la violencia de la que son víctimas las mujeres  en el país.

Según Jair Briones, activista, los colegios, las calles y los hogares deberían ser  sitios seguros a fin de que  las mujeres anden tranquilas.

Briones dijo que al Cepam llegan chicas que son víctimas de violencia, “nosotros las direccionamos para que ellas sigan un tratamiento porque hacemos una labor psicológica”.

La idea de esta campaña, en contra de la violencia hacia la mujer, surgió, según Briones, de un caso de abuso sexual  en un colegio.

El Área de Jóvenes  trabaja con diez colegios, ubicados al sur de Guayaquil, en donde los chicos se capacitan y aportan a las diferentes actividades, como la de ayer, con pancartas, disfraces y otros implementos elaborados por ellos mismos.

La directora del área, Sonia Rodríguez, indicó que los casos de violencia han servido para llenar las páginas de crónica roja de los periódicos, pero que no se ha dimensionado la gravedad y el sufrimiento que tienen muchas niñas y adolescentes cuando son víctimas de la violencia sexual.

El plantón, según la directora, forma parte de  una campaña para sensibilizar a la comunidad.

En tanto que Adrián Cedeño, estudiante y activista del grupo, aseguró que  ya no quieren que haya más violaciones, acosos e incluso una  mirada que pueda perturbar a una mujer.

Campaña por la No Violencia Sexual. Del 24 al 27 de Noviembre

Campaña por la No Violencia Sexual. Del 24 al 27 de Noviembre

Plantones en diferentes sectores de la ciudad

24 de Noviembre: Parque Centenario (fuera del Palacio de Justicia) 9h00 a 12h30 y caminando por la 9 de Octubre hasta la Universidad de Guayaquil (puerta principal) hasta las 15h00.

25 de Noviembre: Parada Metrovía Caraguay de 10h00 a 12h00 y caminando por la Ernesto Albán (calle de Prati) hasta el Mall del Sur (fuera de Fybeca) desde las 12h30 a 15h00.

25, 26 y 27 de Noviembre: Festival de Cine en el MAAC Cine (Malecón Simón Bolívar), función de 11h00 (entrada libre).

27 de Noviembre: Festival de Arte Juvenil en la Plaza de Artes y Oficios con exposiciones estudiantiles sobre arte (pinturas, artes gráficas) de 9h00 a 16h00.

Jóvenes se convierten en políticos, pero lejos de los partidos

Jóvenes se convierten en políticos, pero lejos de los partidos

Tomado de la versión impresa de Diario El Telégrafo del 10 de Noviembre del 2009

Solo el 10% del colectivo en Latinoamérica ingresa a grupos tradicionales. En Ecuador la cifra baja al 2%.

Antecedentes

 

Los presidentes de los países iberoamericanos decidieron declarar a 2008 como Año de la Juventud. La iniciativa fue promovida por El Salvador, nación en que se celebró la cumbre de mandatarios que tenía como eje a los jóvenes.

El artículo 39 de la Constitución establece que “el Estado garantizará los derechos de las y los jóvenes, y promoverá su efectivo ejercicio a través de políticas y programas, instituciones y recursos que aseguren y mantengan de modo permanente su participación e inclusión en todos los ámbitos, en particular en los espacios de poder público”.  Además, se los reconoce como actores estratégicos para el desarrollo del país.

Todas las semanas alrededor de 10 jóvenes se reúnen en las instalaciones del Centro Ecuatoriano de Promoción a la Mujer (Cepam), en Guayaquil.

Sus edades oscilan entre 20 y 30 años. El motivo del encuentro es intercambiar experiencias que obtienen durante la impartición de talleres y clases sobre sexualidad y la cultura de paz.

Para ellos esa es su forma directa de hacer política, impartiendo educación en derechos. Por eso, no acuden hasta un Congreso a diario, sino hasta los colegios y enseñan a adolescentes qué es la sexualidad, el aborto, la equidad de género, entre otros conceptos, y se autodenominan “Jóvenes educando a jóvenes”.

Jóvenes promotores luego de una reunión en la que compartieron sus experiencias

Todos estudian y todos son “políticos”, pese a que ninguno está afiliado a algún partido o movimiento. Lo que ellos hacen es lo que la Cepal define como política “no tradicional”. Ese activismo social que, en Latinoamérica está en auge.

Al menos así lo indica el estudio “Juventud y cohesión social en Iberoamérica, un modelo para armar”. Dicho documento, elaborado por la Comisión Económica para América Latina (Cepal) y la Organización Iberoamericana de la Juventud (OIJ), analiza la situación de los jóvenes en 18 países de la región, entre ellos Ecuador.

El informe, publicado hace una semana, destaca que alrededor del 80% de los jóvenes latinoamericanos tiene una posición política, pero su participación en partidos y sindicatos es apenas del 10%. Debido a estas cifras, se concluye que “es claro que los partidos han dejado de ser –si es que alguna vez lo fueron– una fuente principal de construcción de identidades políticas para las generaciones jóvenes”.

Eso es algo que conoce Linda Vargas, miembro del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj) y del Observatorio de Jóvenes. Ella dice que en los últimos años se ha visto un despertar en los jóvenes para luchar por diferentes causas.

En el caso de Vargas ella está comprometida en la abolición de la obligatoriedad del servicio militar y en la equidad de género. Lo primero ya se logró. La nueva Constitución establece que el servicio militar es voluntario.

“El lobby de los jóvenes fue muy fuerte durante el proceso constituyente. Se emitió el mandato juvenil que fue acogido en gran parte”, asegura.

Ejemplos como este, demuestran que tal como afirma la Cepal, este colectivo ha encontrado espacios en los que se desarrolla y participa socialmente. Así, su política no tradicional incluye redes sociales, tribus urbanas, movimientos religiosos o de voluntarios, organismos ecologistas o indigenistas.

Ese también sería el caso de Ecuador, pues de acuerdo con el informe. de los 2’425.808 jóvenes que el INEC calcula hay en el país, apenas el 2% participa en los partidos políticos tradicionales, revela Cepal. Los demás, teniendo una posición política, prefieren otro tipo de involucramiento.

Para Ruth Hidalgo, directora de Participación Ciudadana, Latinoamérica vive un proceso de cambio y “eso conlleva una serie de actividades que anteriormente no se veían”, lo que se traduce en el surgimiento de una sociedad civil fuerte donde están involucrados los jóvenes.

Para ella Ecuador no es la excepción y por eso indica que la juventud ya participa activamente en la política a través de movimientos sociales; “han ido de la protesta a la propuesta”.

Lo cierto es que Cepal también señala que el 32% de los jóvenes participó o estaría dispuesto a participar en protestas no autorizadas. Esa cifra en los adultos es del 28%.

El estudio explica que esto se debe a que ahora “expresan su malestar de una manera distinta… y la falta de identificación con instituciones representativas del sistema político por parte de la juventud va de la mano con la participación reorientada hacia espacios de la sociedad civil”.

Hidalgo coincide y afirma que la creación de estos nuevos espacios son la respuesta a la “invisibilización” de los jóvenes en los partidos políticos, a sus malas prácticas.

Por eso los espacios “más informales funcionan en torno de cuestiones e intereses concretos, muchas veces temáticos; tienen bajo grado de institucionalización y no buscan representar algo que vaya más allá de lo que pretenden gestionar o resolver”.

Pese a este surgir político de los jóvenes aún existen obstáculos que deben superarse. María Eugenia Foster, líder juvenil de Cepam, hasta creó su propio término para definir a la sociedad en la que vive: “adultocentrista”. “Si un joven va a un colegio, se presenta y dice que da charlas o talleres sobre sexualidad no se lo va a tomar en serio”, sostiene.

Para Gabriel Foster esta creencia se transforma en discriminación cuando se cierran puertas. “Fuimos a pedir permiso para efectuar una feria en un parque, el guardia se nos burló. Fuimos al Municipio a hacer lo mismo y no nos tomaban en serio”, afirma.

Son estas dificultades las que los jóvenes del Cepam sortean a diario. Y para Kevinton Alvarado esto es un problema porque en realidad la participación en la política es más viable para ellos. “Nosotros conocemos de cerca la realidad social, vivimos la falta de derechos, por eso estamos en un lugar más privilegiado, para dar soluciones”.

Los jóvenes facilitadores, como ellos se autodenominan, no sueñan con cargos políticos. Su meta es aprender y ese conocimiento adquirido llevarlo a otros. En su organización no hay una estructura establecida, todos tienen voz y voto, son escuchados.

Es justamente este clima de confianza el que remarca Sonia Rodríguez, coordinadora de Jóvenes de Cepam. “Un adolescente tiene más confianza con un joven, lo ve más cercano, por eso se interesan en los temas”, señala.

Ella cree que en el momento en que los jóvenes se interesan por los temas que los aquejan, “esto conlleva un cierto nivel de participación política, porque emiten opiniones, buscan resultados, cambios”.

La especialista y el informe de Cepal coinciden en algo: ahora hay una mayor participación juvenil en todos los sectores de la sociedad.

Un ejemplo de esto es  Jennifer Chóez. Ella vive en el cantón Santa Lucía, donde enseña sexualidad a los estudiantes de distintos colegios. “En un principio fue difícil, pero ya no, ahora hay una mayor apertura”, expresa.

Es este cambio el que percibe María Eugenia Foster. Ella asegura que cada día más jóvenes se interesan por la política, por eso es deber del Estado organizar programas dirigidos a este sector de la población.

Pero para Vargas no hace falta solo eso, sino incluso mayor cohesión entre el propio colectivo. Ella afirma que los jóvenes están mejor organizados en la Sierra, “en Guayaquil hay una dispersión, cada organización maneja agendas propias”.

Aun así Juan Carlos Macías, director de Proyectos de Foro de la Juventud de Guayaquil, dice que sí hay participación de los jóvenes como respuesta al escaso protagonismo que dieron los partidos políticos.

Las nuevas formas de quehacer político, explica, deben favorecer las leyes de la juventud en América Latina. Sin embargo, aclara que el activismo debe ir acompañado de un cierto nivel de preparación y experiencia. “Eso, justamente, es lo que deben apoyar las autoridades, la capacitación para que se pueda intervenir y tomar decisiones”.

Eugenia Foster dice que la nueva Constitución deja la puerta abierta a la participación política, pero para que ese texto no quede en letra muerta es deber de los jóvenes intervenir y de las autoridades hacer respetar los derechos.

Asegura que ya han empezado y que para la próxima semana jóvenes de todo el país se reunirán para presentar reformas a la ley de Juventud.

Ecuador mejora en equidad, según el FEM

Ecuador mejora en equidad, según el FEM

Tomado de la versión impresa de Diario El Telégrafo del 2 de Noviembre del 2009

El ranking del Foro Económico Mundial pone al país en el lugar número 24.

Los países nórdicos siguen a la cabeza en igualdad de género, una materia en la que suspenden un año más a los estados árabes, según indica el último índice de Diferencias de Sexo del Foro Económico Mundial (FEM), presentado la semana pasada en Nueva York. En ese marco también sobresalió que Ecuador, en  América Latina, pasó del puesto número 35 al 23, ubicándose como el primero de la región andina y de Sudamérica.

Antes, el país era  superado por Argentina, que ahora pasó al segundo lugar de la región. El estudio indica que “Ecuador ha demostrado importantes avances y eso se demuestra en una mejora en su calificación y puntaje”.

El ranking se elabora tras comparar las oportunidades económicas, el poder político, la educación y el acceso a la sanidad de que disfrutan hombres y mujeres en 134 países.  Al analizar todos esos puntos, la institución situó a Islandia como líder mundial en igualdad de género, una posición que un año antes ostentaba Noruega, que en esta ocasión se situó en tercer lugar.

fem
A nivel nacional mejoró el acceso político, pero falta disminuir los índices de maltrato.

En los países latinos, a pesar de que sobresale Ecuador, más que nada por las cuotas políticas femeninas, de todas formas aún faltan asuntos por resolver, según indicó la responsable del Programa de Mujeres del FEM, Saadia Zahidi, al mencionar que “los países que no aprovechen el potencial de la mitad de sus recursos humanos corren el riesgo de dinamitar su competitividad”.

En cambio, durante la presentación del informe, la embajadora de Estados Unidos para Asuntos Globales de Mujeres, Melanne Verveer, mencionó que “la igualdad de género es un factor vital para que los países consigan la prosperidad económica y sean competitivos. Ningún país puede prosperar si deja atrás a la mitad de su población”.

Ver también añadió que “lamentablemente no hay igualdad entre hombres y mujeres en ningún país”, por lo que los trabajos deben reforzarse.

En el ámbito local, justamente para mejorar ese aspecto, al mismo tiempo que se presentaba este informe, en Quito se lanzaron  cuatro nuevas políticas de inclusión social, donde entre los grupos atendidos se incluye a las mujeres. Ximena Abarca, secretaria de Inclusión Social, explicó que una de las políticas  -la denominada Desarrollo Humano de los grupos- se centrará en crear  centros de atención especial para brindar asistencia en casos como la violencia intrafamiliar.

Es en este campo en el que según Rosario Utreras, comisionada nacional de Derechos Individuales y de Género de la Defensoría del Pueblo, el país debe aunar más esfuerzos pues registra, solo en la Sierra, 12.000 denuncias de violencia, mientras que a nivel nacional se conoce que el 41% de las 6’987.610 féminas que hay en Ecuador, reciben maltratos psicológicos de acuerdo con las cifras que maneja el Centro Ecuatoriano para la  Promoción y Acción de la Mujer (Cepam).

De ahí que para Utreras, más allá de los rankings y los números, “debería ser prioridad de los gobiernos sectoriales” la disminución de todo tipo de abuso hacia las féminas.

La mortalidad materna no baja a nivel mundial

La mortalidad materna no baja a nivel mundial

Tomado de la versión impresa de Diario El Telégrafo del 29 de Octubre del 2009

Más de medio millón de mujeres mueren cada año por complicaciones durante el parto y el embarazo

Durante un encuentro organizado este mes por la Comisión Europea (CE) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Bruselas, se informó que no se han reducido los índices de mortalidad materna a nivel mundial.

Así se dio a conocer que más de medio millón de mujeres mueren cada año como consecuencia de complicaciones que surgen durante el parto y el embarazo, aun cuando su disminución es uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Por ello, el director general de EuropeAid, Koos Richelle, dijo que el ODM número cinco, que pretende reducir las tres cuartas partes de la tasa de mortalidad materna entre 1990 y 2015, “es el que se ha quedado más atrás respecto a los otros”.

En América Latina, aunque los indicadores de mortalidad materna han mejorado en los últimos años, éstos han sufrido un estancamiento, según la directora del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Marcela Suazo. En Bolivia, por ejemplo, se han registrado 230 fallecidas por cada 100.000 niños nacidos vivos, pero existen poblaciones donde la mortalidad sube a 1.000 muertes por cada 100.000 nacimientos.

Los expertos de la ONU aseguran que para reducir las tasas de mortalidad materna a nivel mundial los países deben realizar programas sobre planificación familiar, atención asistida durante el parto y provisión de servicios de emergencia de obstetricia.

De lo que se conoce en Ecuador, el Ministerio de Salud Pública (MSP) implementó en el 2008 el Plan Nacional de Reducción Acelerada de Mortalidad Materna y Neonatal, orientado a brindar atención médica a la mujer.  En el país, en 2006, por cada 100.000 niños que nacieron, murieron 53 madres, según el INEC. Para 2007, el MSP registró 165 muertes maternas. La tasa es de 0,65 muertes por cada 1.000 nacidos vivos.

Para Yuri   Patiño, director y ginecólogo del hospital materno infantil Matilde Hidalgo de Procel, del Guasmo Sur, de Guayaquil, el programa local está funcionando para cumplir los objetivos del milenio, pues “las vitaminas y el hierro fólico que entrega el MSP compensan que la mujer antes de terminar su embarazo esté en condiciones óptimas para el parto o la cesárea”.

Aun así, el galeno indica que las mujeres deben conocer los factores de riesgo durante el parto y el embarazo como “descuidos prenatales, infecciones, sangrados y enfermedades como la hipertensión”.

Patiño asevera que este año en su centro médico solo han tenido el deceso de una mujer por una “atonia uterina” (contracción uterina para evitar una hemorragia). Y afirma que las “tasas de mortalidad deberían estar bajando a nivel nacional” porque las mujeres tienen más conocimiento del tema.

En cambio, Tatiana Ortiz, directora del Centro Ecuatoriano para la Promoción y Acción de la Mujer (Cepam), señala que aún las féminas que viven en zonas rurales tienen problemas para acceder a los servicios médicos. “En todos los países las mujeres que más mueren son las que tienen escasos recursos económicos. En cambio, las que tienen dinero, poseen más información y acceso oportuno”.

La funcionaria señala que entre  las estrategias para evitar el aumento de fallecimientos maternos hay que consolidar la “buena atención en los partos para garantizar la salud de la mujer y  el dar a conocer métodos anticonceptivos que permitan planificar el crecimiento de la familia”.