Salud sexual no orienta a chicos

Salud sexual no orienta a chicos

Tomado del Diario El Telégrafo del Lunes 23 de Noviembre del 2009

Investigación muestra que ellos requieren atención focalizada para prevenir enfermedades.

Según la investigación del Cepam  “Jóvenes, sexualidad, cuerpo y salud”, la cual recoge opiniones de chicos con edades entre 14 y los 24 años, los hombres de ese grupo etario   consideran que los servicios de salud  están orientados únicamente a la mujer y  no ofrecen  lugares donde ellos puedan acudir.

La investigación, realizada a medio centenar de jóvenes y una veintena de médicos,  identifica que “la mayoría de varones consultados ha buscado atención médica en pocas ocasiones y solo lo hacen cuando presentan síntomas evidentes de que se han enfermado”.

En este último caso encaja la experiencia de Adrián Cedeño, de 19 años de edad, quien hace dos meses se vio forzado a visitar un urólogo al presentar erupciones en su pene. Lo que más le sorprendió fue la expresión de extrañeza del médico: “¡Es raro que venga un hombre joven de su edad a una consulta médica, lo felicito!”, recuerda.

“Eso -opina- ocurre porque la mayoría de las personas de mi edad siente vergüenza. Muchos creen que a los varones no les  pasa nada”.

También Alexis Zambrano, de 17 años, quien pertenece al Centro de Jóvenes Pasos y Huellas, del Centro Ecuatoriano para la Protección y Acción de la Mujer (Cepam), es parte de los menores de edad que se sienten excluidos del sistema de salud. “No hay subcentros de salud que sean conocidos por los hombres, por ese motivo los jóvenes no se acercan a los médicos, ni  saben  a dónde acudir”, expresa.

Jóvenes del centro Pasos y Huellas acuden hasta Cepam para informarse sobre salud sexual y reproductiva.

En ese aspecto, los índices de la  Dirección Provincial de Salud muestran  que en Guayas, en lo que va del año, 54.208 hombres presentaron problemas por infecciones en las vías urinarias. Además, los trastornos de la uretra son la tercera causa de morbilidad (enfermedad) hospitalaria.

Para Sonia Rodríguez, coordinadora del centro juvenil del  Cepam, esas situaciones ocurren precisamente porque no hay una oferta de los servicios de salud para ellos.

“La consecuencia final de eso es que ninguno acude por información, sino cuando ya están enfermos”, asevera.

A eso se suma, explica la psicóloga,  la falsa concepción de que muchos se vean como “machos fuertes, impositivos y rudos”. Por eso  ellos no creen necesario cuidar su salud, añade.

En la Unidad del Guasmo Central, donde atienden al grupo etario, se evidencia que cuando existe un centro, el grupo sí demanda  atención.

Allí el médico general Antonio Zambrano calcula que  un promedio de 15 hombres, de 10 a 19 años de edad, acuden diariamente para recibir asistencia.

“Se necesitan más unidades de salud para los jóvenes y  difundir más los derechos que tienen sobre su salud sexual y reproductiva, de esa forma se evita que ellos acudan a los amigos o personas mal informadas”, sugiere el galeno, quien trabaja junto a una ginecóloga.

Otra solución que plantea a la problemática es que se capacite a profesores de escuelas y colegios fiscales para que orienten a los alumnos e incentiven una cultura de acudir a los centros de salud más cercanos.

“Es normal que la juventud no vaya al médico por vergüenza y termine preguntándole a un vecino o a un amigo mal informado. Por eso es importante que los adolescentes vayan al médico para que los ayude a despejar sus dudas y puedan orientarlos”, dice.

Johnny Varela, coordinador del centro para adolescentes de la Asociación pro bienestar de la familia ecuatoriana (Aprofe), señala que tanto hombres como mujeres jóvenes tienen los mismos temores y prejuicios  que influyen para que ellos no acudan a los servicios de salud.

Varela coincide con que  los proyectos de salud deben tomar en cuenta  a los hombres, “eso ayudaría a que usen protección en sus relaciones sexuales y no estén en riesgo”.

Asimismo, Susana Rendón, psicóloga clínica de Aprofe,  asegura que atiende a   hombres, pero ya  cuando  tienen problemas de conducta, sexualidad y conflictos de pareja que habrían podido prevenir. “De las 115 consultas mensuales  aproximadamente el 60% corresponde a ellos. Buscan aquí las respuestas que muchas veces no hay en la casa porque  son familias disfuncionales. Mientras que otros lo hacen con amigos o con su pareja”, manifiesta.

La psicóloga explica que los jóvenes no saben a dónde acudir para tratar estos temas, y la última opción es el especialista.

Alexis Zambrano

Adolescente del Centro de Jóvenes Pasos y Huellas, del Cepam

“No hay subcentros de salud conocidos para hombres, por ese motivo los jóvenes no se acercan a los médicos”

Sonia Rodríguez

Coordinadora del centro juvenil del Cepam

“La consecuencia final de eso es que ninguno acude por información, sino cuando ya están enfermos”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s