Suscripción al Foro de Organizaciones Feministas

Suscripción al Foro de Organizaciones Feministas

Desde el CEPAM-Guayaquil, compartimos y nos suscribimos al posicionamiento del Foro de Organizaciones Feministas

QUE LA INDIGNACION NOS MOVILICE!
 
POSICIONAMIENTO DEL FORO DE ORGANIZACIONES FEMINISTAS
DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

Las organizaciones y redes participantes del Foro de Organizaciones Feministas reunidas en República Dominicana y observadoras de la XII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, recuerdan que el Presidente Rafael Correa de Ecuador con motivo de la inauguración de la última reunión del Comité Especial de la CEPAL sobre Población y Desarrollo, realizada en julio de 2012 en Quito, afirmó que: “…El Desarrollo es básicamente un problema político, se requiere un cambio en las relaciones de poder en nuestras sociedades, para tener verdaderamente esa igualdad de oportunidades…”. Un año después, en el marco de la I Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo, Ecuador acompaña el Consenso de Montevideo en el que se reafirma que: “…La laicidad del Estado es también fundamental para garantizar el ejercicio pleno de los derechos humanos, la profundización de la democracia y la eliminación de la discriminación contra las personas…”.

Tan solo dos meses después de este pronunciamiento, las mujeres de la Región observamos con asombro el cambio radical de postura del Presidente de Ecuador, en sus declaraciones públicas a propósito de la discusión sobre la despenalización del aborto en casos de violación sexual en la Asamblea Nacional durante los debates del nuevo Código Orgánico Integral Penal (COIP). Allí, el Presidente Correa afirmó que “…yo jamás aprobaré la despenalización del aborto […] si siguen estas traiciones o deslealtades en el bloque Alianza PAIS…yo presentaré mi renuncia al cargo. Es una puñalada al proceso revolucionario y al Presidente de la República”. En este mismo contexto, cuestiona a las organizaciones feministas que ejercen su legítimo derecho a la libertad de expresión, calificándolas de “muchachitas malcriaditas”, “desubicadas” y “manipuladas”.

Un año de Quito a Montevideo, dos meses de Montevideo a Santo Domingo y ya las acciones del gobierno, en el nivel nacional, contradicen los acuerdos de los consensos regionales y una vez más plantean una “Revolución” que deja por fuera a las mujeres y a sus derechos. ¿Por qué, siendo el Ecuador un Estado Laico conforme a su Constitución de 2008, el Presidente privilegia, sin vergüenza alguna, sus creencias religiosas para empujar decisiones y políticas públicas en las que impone su moral por sobre el mandato de la protección de los derechos humanos de las mujeres? ¿Por qué el Ecuador avanza en contravía de los consensos y de los marcos internacionales de derechos humanos? ¿Por qué, impunemente, pretende convencernos en esta Conferencia sobre la Mujer que en su país “están trabajando para garantizar el efectivo goce de los derechos de las mujeres, pasando de lo enunciativo al cumplimiento de la igualdad”? ¿Acaso, penalizar a las mujeres porque deciden sobre sus cuerpos es la contribución del Presidente de Ecuador a esta llamada igualdad real, contemplada en la Carta Magna que, en su momento, tanto alabó?.

Resulta inadmisible que, en un sistema político democrático y donde debería imperar la división de los poderes del Estado, el Presidente de la República, a viva voz, privilegie sus convicciones personales por sobre el debate democrático, chantajee y presione a las/los y legisladores, amenace con la revocatoria del mandato a representantes del Pueblo ecuatoriano, criminalice a quienes piensan distinto y defienden el derecho a la autonomía sobre el cuerpo, a un punto de intolerancia tal, de amenazar con su renuncia al cargo presidencial.
Más aún, cuando las fuentes oficiales ecuatorianas (INEC, 2012) reconocen serias problemáticas como: el aumento del embarazo en niñas y adolescentes de 12 a 14 años en un 78%; las complicaciones por abortos como primera causa de morbilidad femenina; y denuncias diarias (10 por lo menos) sobre violencia sexual contra niñas y adolescentes.

Alertamos que esta posición viola los compromisos y acuerdos internacionales en materia de derechos sexuales y derechos reproductivos y desconoce que en el Ecuador, el 64 % de la población está de acuerdo con el aborto cuando es producto de una violación sexual (CEDATOS).

Absolutamente preocupadas y asombradas, hacemos un llamado urgente a los estados partes de la XII Conferencia Regional de la Mujer para que, no solamente firmen y ratifiquen pactos y compromisos, sino que los cumplan a cabalidad y con la debida seriedad.

Igualmente, hacemos un llamado a los mecanismos regionales e internacionales de Derechos Humanos para que se pronuncien frente a este hecho que constituye un grave retroceso para los derechos de las mujeres en el Ecuador.

Santo Domingo, 16 de octubre de 2013

  • Alianza Latinoamericana de Juventudes;
  • Articulación Feminista Marcosur – AFM;
  • Articulación de Mujeres Brasileñas – AMB;
  • Balance Promoción para el Desarrollo y Juventud A.C.;
  • Campaña por la Convención Interamericana de los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos, Perú;
  • Campaña 28 de Septiembre;
  • Campaña Nacional por el Derecho a Decidir, México;
  • Centro de Documentación y Estudios de Paraguay – CDE;
  • Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán;
  • Centro de Investigación para la Acción Femenina – CIPAF, República Dominicana;
  • Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos – PROMSEX;
  • Comunidad Internacional de Mujeres con VIH región América Latina (ICW Latina);
  • Consorcio Latinoamericano Contra el Aborto Inseguro (CLACAI);
  • Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad;
  • Cotidiano Mujer – Uruguay;
  • Colectiva Mujer y Salud, República Dominicana;
  • Comité de América Latina y el Caribe la Defensa de los Derechos de las Mujeres – (CLADEM);
  • ELIGE – Red de Jóvenes por los derechos sexuales y reproductivos – México
  • El Clóset de Sor Juana, México;
  • Enlace Continental de Mujeres Indígenas – ECMIA
  • Fundación para los Estudios de la Mujer – FEIM, Argentina;
  • International Lesbian and Gay Association – ILGA;
  • Kolectiva de Rebeldías Lésbicas, Perú;
  • Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres – Colombia
  • Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora;
  • Red de Educación Popular entre Mujeres Latinoamérica y el Caribe – REPEM;
  • Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir;
  • Red Nacional de Mujeres – Colombia;
  • Red Latinoamericana y Caribeña de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos – REDLAC
  • Centro Ecuatoriano para la Promoción y Acción de la Mujer – CEPAM-Guayaquil. Ecuador.

Anuncios
Orientadoras de los Derechos de Guayaquil se realizan acciones frente al debate del COIP

Orientadoras de los Derechos de Guayaquil se realizan acciones frente al debate del COIP

El día de ayer, 9 de octubre, compañeras Orientadoras de los Derechos y de la Red de atención Integral de la Violencia contra la Mujer, acudimos al acto de inauguración de las nuevas oficinas de los Juzgados, en la ciudad de Guayaquil.

Ante la visita del Presidente, manifestamos de  forma pública nuestra preocupación ante algunos aspectos que ponen en riesgo la vida de las mujeres en  el COIP:

  • La No incorporación de la Violencia contra la Mujer en el Título IV Infracciones en Particular, capítulo Segundo Delitos contra los Derechos de Libertad, Segunda sección de Delitos contra la Integridad Personal, el parágrafo primero se titula “Delitos de violencia intrafamiliar”. Consideramos que la utilización de este tipo penal no corresponde al reconocimiento de una violencia específica contra las mujeres, reconocida en la Constitución en el artículo 66, numeral 3[1]. Ni recoge el espíritu de la Convención Interamericana Belém do Pará, ratificada por el estado ecuatoriano, que reconoce la existencia de una violencia dirigida contra las mujeres como resultado de relaciones desiguales de poder[2].
  • La exclusión en este cuerpo penal de la violencia patrimonial como una de las formas de violencia que sufren frecuentemente las mujeres. La no tipificación no significa que esta violencia no existe, sino que no es reconocida como tal, pero su existencia es evidenciada por las estadísticas oficiales[3]recientemente producidas por el INEC y los miles de casos conocidos en los centros  de atención a la violencia en el pais. .
  • Además, en la Sección Cuarta, Delitos  contra la integridad sexual y reproductiva. Artículo 176, numeral 5. Se menciona que  “En los delitos sexuales, el consentimiento dado por la víctima menor de catorce años de edad, es irrelevante.” Esto  representa un serio peligro de evadir la responsabilidad de los agresores en estos delitos. No olvidemos que el país registra cifras alarmantes y vergonzosas de delitos sexuales en adolescentes que la mayoría de éstos quedan en la impunidad,  no solo por el temor de las víctimas  de denunciar y verse expuestas,  probar que ellas no consintieron el delito; sino  también porque en el  propio sistema de justicia no garantiza la protección de las víctimas; y ante esta realidad, es necesario que el estado garantice a las víctimas de violencia sexual, la posibilidad de interrumpir un embarazo producto de violación y que, las mujeres, no padezcamos de prácticas re-victimizantes.

Es un momento histórico en el que los derechos de las mujeres, niñas y adolescentes. Las mujeres de Ecuador estamos atentas de la resolución de una Asamblea que se debe a sus mandantes y que por tanto esta llamada a legislar  responsablemente  con equidad  y justicia  acorde con el marco constitucional vigente.

IMG_3953 IMG_3955 IMG_3985 IMG_3989