Taller con la Cruz Roja del Guayas

Taller con la Cruz Roja del Guayas

Mediante un convenio con la Cruz Roja del Guayas se están dando taller sobre Salud Sexual y Salud Reproductiva en las instalaciones del CEPAM.

DSC00374 (1024x575) DSC00375 (1024x575) DSC00377 (1024x575) DSC00370 (1024x575) DSC00330 (1024x575) DSC00337 (1024x575) DSC00325 (1024x575) DSC00328 (1024x575)

Anuncios
Necesitamos educación sexual científica que desbarate las ideas engañosas

Necesitamos educación sexual científica que desbarate las ideas engañosas

Por Sonia Rodríguez Jaramillo

CEPAM Guayaquil

La nueva directora de la estrategia intersectorial de planificación familiar y prevención de embarazo adolescente ENIPLA  cuestiona los mensajes y contenidos de educación sexual que se han difundido en el país en los últimos años, aduciendo que promueve libertinaje sexual….lo cual es falso

La alta tasa de embarazo adolescente no se resuelve en tres años,  sin  educación sexual científica, limitado acceso a servicios de salud,  prácticas machistas, de violencia sexual, escasas   oportunidades para las adolescentes que buscan en la maternidad y en las tempranas relaciones  afecto, seguridad y una familia.
Realmente en el país no se ha logrado implementar un programa de educación sexual desde un enfoque de derechos sexuales y reproductivos que cuestione mitos e inequidades de género. En las últimas décadas ha habido intentos que no han logrado aterrizar en las aulas; precisamente por las autoridades antepusieron sus  prejuicios morales, religiosos y desconocimiento de la realidad de las y los adolescentes, especialmente de los más pobres del país. La ENIPLA ha dado un paso importante porque ha incluido los derechos como lo establece la constitución y los acuerdos y normas internacionales que el país ha suscrito,  como incrementar el acceso a servicios de salud  e implementar educación sexual para niñas/os y adolescentes, promoviendo igualdad de oportunidades a hombres y mujeres, educación libre de violencia, no discriminación, laica.

No garantizar educación sexual desde estos enfoques es lo que pone en riesgo a adolescentes y jóvenes  y los deja a merced de información engañosa, falsa. La juventud del país requiere  metodologías innovadoras,  espacios donde informarse científicamente,  talleres donde puedan develar prácticas abusivas, desiguales, machistas, donde puedan construir prácticas de autocuidado y relaciones responsables.

En las diferentes ciudades del país las organizaciones que trabajamos con adolescentes, jóvenes y mujeres estamos organizándonos para exigir que se cumpla lo que dice la constitución y el plan del buen vivir.  Es importante que adolescentes, madres, padres, educadores, personal de salud, comunicadores nos pronunciemos y defendamos el derecho a una educación laica, científica  y a servicios de salud para adolescentes,  jóvenes y mujeres para  así promover una sexualidad responsable, placentera, saludable y libre de violencia.

Vacacional 2014

Vacacional 2014

Estimadas/os, les invitamos a formar parte de nuestro vacacional, llámanos al 2447347 ext 117 o escríbenos a consejeria@cepamgye.org/ ó a nuestra página de facebook, inscríbete y participa.

Horarios: Lunes, Miercoles, Viernes de 09:00 a 12:00
Actividades Prácticas y Talleres Formativos
En las instalaciones de la Fundación Cepam Guayaquil
Av. Gral Francisco Robles y Tercer Callejón 44 – Contiguo al Mercado Caraguay

vacacional2014

Ana León: Soy CEPAM-Guayaquil

Ana León: Soy CEPAM-Guayaquil

“He trabajado en el CEPAM-Guayaquil casi 4 años, siento que mi proceso de aprendizaje dentro de la Organización es continuo. Trabajar casos de  violencia y sobre todo violencia sexual con adolescentes y  niñas es un tema muy difícil, pero estoy convencida que es en ésta área donde me quiero desarrollar y especializar en  mi carrera”.

Nombre: Ana León Molina
Edad: 48 años
Hijas: Alexandra (24 años), Vanessa (22 años) y Adriana (17 años)
Casada con: Jorge Arauz Ortega
Profesión: Psicóloga
Área de Servicio y Atención Integral

Los procesos mentales, cambios y modificación de conductas son parte del trabajo diario de una Psicóloga; Ana León es  una compañera, una mujer que no solo  desarrolla su carrera profesional  con las usuarias día a día en el Servicio de Atención Integral  del  CEPAM-G, sino que, también vive este proceso  en su espacio más íntimo, su familia.

“Cuando entré a trabajar aquí escuchaba mucho la  frase que el CEPAM-G te cambia, te hace ver las cosas distintas; así fue.  He cambiado desde mis propias concepciones  de vida.   La relación con mi esposo y mis hijas;  ahora veo  con una óptica diferente. Fue muy importante, también, que  mi familia  entendiera  lo que me estaba pasando”.

Hablar con  “Anita”, como todas y todos la llamamos,  es notar a una mujer segura, confiada y convencida   de lo que hace, es de aquellas personas que transmiten  pasión y disfrutan su trabajo.  Tratando de conocer cómo fue su ingreso al CEPAM-Guayaquil, nos comentó que ella tenía una vida laboral gitana, por cuestiones familiares y de trabajo  se había mudado tres veces de provincia.  Su último trabajo fue en  Quito en un Sub-centro de salud donde realizaba  consultas a las usuarias. Estando allí empezó a notar que los casos de  violencia intrafamiliar y violencia sexual la tocaban mucho más como profesional y  como mujer.

Queriendo saber qué casos o qué caso la impactó más a su llegada al CEPAM-G noté  como su sensibilidad seguía atada a esa historia.  Lo único que pudo decirme fue:” esa experiencia me enseñó a mirarme por dentro”.  En la actualidad, después de 4 años de trabajar en el CEPAM-G La Psicóloga Ana león dice con toda comodidad que encontró  su casa, su lugar favorito-como ella lo llama-” Cuando empecé aquí fui acogida de buena  forma, me integré poco a poco y me gusto mucho la dinámica que había y sigue existiendo entre las compañeras”.

En el plano profesional, Ana león considera que a medida que va adquiriendo más experiencia por medio de las consultas con las usuarias ha conseguido notar situaciones de riesgos o de violencia que no notaba antes y qué tratar de hacer notar esas situaciones en ellas a veces es muy difícil.  “Intento transmitirles a las mujeres, jóvenes o adolescentes que salir el circulo de la violencia en el que viven o en el que trabajan  no es cuestión de dos o tres citas, todo es un proceso y lleva su tiempo. Me encantaría implementar una terapia grupal, la demanda es alta dentro de las usuarias.  Estoy notando que los grupos de apoyo-dependiendo el tema- ayudan de una forma distinta y trabajan en su propio desarrollo en grupo”

“Creo que uno viene aquí y a medida que se va incorporando también va cambiando tú mentalidad, incluso después de estar  varios años aquí continuamos bajando más ideas,  más concepciones que hacen nunca se termine el proceso de aprendizaje.  La violencia cruza por muchas áreas de la vida y debemos de estar preparadas para ayudar a erradicarla, por lo menos de nuestras vidas, de las vidas que cruzan por aquí”.

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota” creo que esta frase recoge el trabajo de mujeres y hombres  qué como Anita trabajan contribuyendo al cambio de mentalidad que es donde radica la fuerza movilizadora de toda sociedad.  El mundo es de las mujeres que se transforman y cambian vidas.

La prevención llegó a jóvenes con un festival

La prevención llegó a jóvenes con un festival

Tomado de la edición impresa del diario El Telégrafo del Miércoles 22 de Septiembre del 2010

El lugar de acogida fue la Plaza de Artes y Oficios de Guayaquil, donde las palabras de Vicente Morales, estudiante del colegio Provincia de Bolívar, calaron en los presentes.

En los stands los estudiantes eran informados de diversos temas de educación sexual.

Mensajes de abstinencia sexual, protección para evitar el contagio de enfermedades venéreas, embarazos, entre otros, se difundieron a los jóvenes que visitaron ayer el Festival juvenil y promoción de los derechos, deberes y responsabilidades de los adolescentes.

El lugar de acogida fue la Plaza de Artes y Oficios de Guayaquil, donde las palabras de Vicente Morales, estudiante del colegio Provincia de Bolívar, calaron en los presentes, ya que les pidió a sus similares que practiquen la abstinencia.

“Para que no se trunquen nuestras metas o sueños, porque todo tiene su debido tiempo, no hay por qué apresurarnos a la sexualidad”, aconsejó el adolescente.

Con música, danza y dramatizados, también se difundió el mensaje de prevención. En los sketchs, en los que intervinieron estudiantes y miembros de la Dirección Provincial de Salud del Guayas (DPS-G), se les explicó sobre las consecuencias de un embarazo a temprana edad o de un aborto.

Hubo también cerca de 20 stands donde se difundieron consejos, imágenes y juegos que permitieron la interacción de los asistentes.

Los puntos de más visita y permanencia de los chicos eran los dirigidos por jóvenes. Un ejemplo fue la transmisión en vivo de “Noti Salud Juvenil” de la Red de niños, niñas y adolescentes.

Los pequeños locutores le preguntaron a los colegiales si sabían: ¿qué es la prueba de amor? Ante la interrogante, Dayanara, alumna del colegio José Andrés Mateus, enmudeció.

Se promovió la abstinencia, prevención de embarazos e infección de enfermedades venéreas

La evidente vergüenza no le permitió articular palabras, pero atinó a decir que “eso no es correcto”.

En el stand del Cepam, el interés fue por conocer el ciclo menstrual. La facilitadora Jéssica Cortez les explicó a las chicas que los días de mayor fertilidad son los tres anteriores y tres posteriores a la menstruación. Mientras tanto, los púber aprendían el correcto uso del preservativo.

La atención también se centró en el puesto de Copprende, en el cual la sicóloga Iva Vargas enseñó el uso del preservativo femenino. “Desde el próximo año las mujeres serán capaces de decidir su uso”, argumentó.

Sorprendida, la estudiante Lilibeth Quinto consultó: ¿Y eso no dolerá cuando se   pone?  Vargas aseguró que no, sino que protege.

Salud sexual no orienta a chicos

Salud sexual no orienta a chicos

Tomado del Diario El Telégrafo del Lunes 23 de Noviembre del 2009

Investigación muestra que ellos requieren atención focalizada para prevenir enfermedades.

Según la investigación del Cepam  “Jóvenes, sexualidad, cuerpo y salud”, la cual recoge opiniones de chicos con edades entre 14 y los 24 años, los hombres de ese grupo etario   consideran que los servicios de salud  están orientados únicamente a la mujer y  no ofrecen  lugares donde ellos puedan acudir.

La investigación, realizada a medio centenar de jóvenes y una veintena de médicos,  identifica que “la mayoría de varones consultados ha buscado atención médica en pocas ocasiones y solo lo hacen cuando presentan síntomas evidentes de que se han enfermado”.

En este último caso encaja la experiencia de Adrián Cedeño, de 19 años de edad, quien hace dos meses se vio forzado a visitar un urólogo al presentar erupciones en su pene. Lo que más le sorprendió fue la expresión de extrañeza del médico: “¡Es raro que venga un hombre joven de su edad a una consulta médica, lo felicito!”, recuerda.

“Eso -opina- ocurre porque la mayoría de las personas de mi edad siente vergüenza. Muchos creen que a los varones no les  pasa nada”.

También Alexis Zambrano, de 17 años, quien pertenece al Centro de Jóvenes Pasos y Huellas, del Centro Ecuatoriano para la Protección y Acción de la Mujer (Cepam), es parte de los menores de edad que se sienten excluidos del sistema de salud. “No hay subcentros de salud que sean conocidos por los hombres, por ese motivo los jóvenes no se acercan a los médicos, ni  saben  a dónde acudir”, expresa.

Jóvenes del centro Pasos y Huellas acuden hasta Cepam para informarse sobre salud sexual y reproductiva.

En ese aspecto, los índices de la  Dirección Provincial de Salud muestran  que en Guayas, en lo que va del año, 54.208 hombres presentaron problemas por infecciones en las vías urinarias. Además, los trastornos de la uretra son la tercera causa de morbilidad (enfermedad) hospitalaria.

Para Sonia Rodríguez, coordinadora del centro juvenil del  Cepam, esas situaciones ocurren precisamente porque no hay una oferta de los servicios de salud para ellos.

“La consecuencia final de eso es que ninguno acude por información, sino cuando ya están enfermos”, asevera.

A eso se suma, explica la psicóloga,  la falsa concepción de que muchos se vean como “machos fuertes, impositivos y rudos”. Por eso  ellos no creen necesario cuidar su salud, añade.

En la Unidad del Guasmo Central, donde atienden al grupo etario, se evidencia que cuando existe un centro, el grupo sí demanda  atención.

Allí el médico general Antonio Zambrano calcula que  un promedio de 15 hombres, de 10 a 19 años de edad, acuden diariamente para recibir asistencia.

“Se necesitan más unidades de salud para los jóvenes y  difundir más los derechos que tienen sobre su salud sexual y reproductiva, de esa forma se evita que ellos acudan a los amigos o personas mal informadas”, sugiere el galeno, quien trabaja junto a una ginecóloga.

Otra solución que plantea a la problemática es que se capacite a profesores de escuelas y colegios fiscales para que orienten a los alumnos e incentiven una cultura de acudir a los centros de salud más cercanos.

“Es normal que la juventud no vaya al médico por vergüenza y termine preguntándole a un vecino o a un amigo mal informado. Por eso es importante que los adolescentes vayan al médico para que los ayude a despejar sus dudas y puedan orientarlos”, dice.

Johnny Varela, coordinador del centro para adolescentes de la Asociación pro bienestar de la familia ecuatoriana (Aprofe), señala que tanto hombres como mujeres jóvenes tienen los mismos temores y prejuicios  que influyen para que ellos no acudan a los servicios de salud.

Varela coincide con que  los proyectos de salud deben tomar en cuenta  a los hombres, “eso ayudaría a que usen protección en sus relaciones sexuales y no estén en riesgo”.

Asimismo, Susana Rendón, psicóloga clínica de Aprofe,  asegura que atiende a   hombres, pero ya  cuando  tienen problemas de conducta, sexualidad y conflictos de pareja que habrían podido prevenir. “De las 115 consultas mensuales  aproximadamente el 60% corresponde a ellos. Buscan aquí las respuestas que muchas veces no hay en la casa porque  son familias disfuncionales. Mientras que otros lo hacen con amigos o con su pareja”, manifiesta.

La psicóloga explica que los jóvenes no saben a dónde acudir para tratar estos temas, y la última opción es el especialista.

Alexis Zambrano

Adolescente del Centro de Jóvenes Pasos y Huellas, del Cepam

“No hay subcentros de salud conocidos para hombres, por ese motivo los jóvenes no se acercan a los médicos”

Sonia Rodríguez

Coordinadora del centro juvenil del Cepam

“La consecuencia final de eso es que ninguno acude por información, sino cuando ya están enfermos”

Educación sexual aún es materia pendiente

Educación sexual aún es materia pendiente

Tomado del Diario El Universo del 11 de Octubre del 2009

No siente dolor, pero llora. “Tengo miedo, aunque no sé de qué ”, indica con voz entrecortada, mientras espera su turno en la Maternidad del Suburbio para dar a luz a su primer hijo. Así, Vanesa (nombre ficticio), a sus 16 años, pasó a formar parte de los miles de adolescentes que se convierten en madres, sobre todo por la falta de conocimiento sobre sus derechos sexuales y reproductivos.

Rebeca Suárez, profesora de esta materia en la Red Educativa 1 del Guasmo, admite que los maestros evaden este tema. “Los chicos hacen preguntas o hablan con términos que escandalizan. Quieren probar cuánto sabemos, pero nosotros tampoco tenemos un conocimiento amplio sobre estas cosas, porque antes ni siquiera se hablaba de eso”, justifica la docente, quien desde el año anterior ha comenzado a instruirse para así poder orientar mejor a sus alumnos.

Aunque el año pasado el Ministerio de Educación aseguró que en el 2009 se iniciaría la nueva etapa del Programa Nacional de Educación de la Sexualidad y el Amor (Pronesa), con la implementación del tema como materia en los planteles fiscales desde el primer año hasta el bachillerato, y la entrega de libros especializados y capacitación de los docentes, en colegios públicos como el de Rebeca Suárez esto aún no se cumple.

Luis Álvarez, director de Pronesa, dice que el proyecto no está paralizado y añade que el único autorizado a hablar del plan es Teodoro Barros, director de Educación Regular del Ministerio, quien dijo, en tres ocasiones, estar ocupado para atender.

Jóvenes se convirtieron en líderes de educación sexual en talleres del Cepam, hace quince días
Jóvenes se convirtieron en líderes de educación sexual en talleres del Cepam, hace quince días

Mientras, los dirigentes provinciales del programa afirman que la capacitación a los docentes sigue, pero “a paso lento” por la falta de un presupuesto estatal. “Se hicieron las capacitaciones iniciales y se estaba avanzando, pero faltan recursos”, refiere Olga Franco, directora de Pronesa en Guayas.

Ella, al igual que los líderes de otras provincias, asegura que actualmente, para poder realizar los talleres de formación, deben buscar financiamiento en organizaciones no gubernamentales como CARE y el Centro Ecuatoriano para la Promoción y Acción de la Mujer (Cepam).

Esta última entidad trabaja con 36 colegios de Guayaquil en la formación de líderes juveniles, que a su vez capacitan a sus compañeros sobre derechos de educación sexual y reproductiva. “No solo aprenden de anticonceptivos, sino que los orientamos a vivir una sexualidad placentera y sin violencia, porque los chicos están confundidos porque, por un lado, les dicen que deben abstenerse y, por otro, la publicidad los lleva a explotar su cuerpo”, explica Sonia Rodríguez, psicóloga del Cepam. Para ella, este es el momento para que jóvenes y adultos participen en espacios de diálogo para repensar cuál es el verdadero rol del hombre y de la mujer, en una relación de desarrollo del otro y no de sumisión, como actualmente pasa. Asimismo, se orienta a mujeres de escasos recursos, como las socias de la Cooperativa De Todas (que ayuda en la creación de microempresas). “Pasaba que las mujeres tenían los créditos, pero no podían hacer su proyecto porque sufrían problemas de violencia intrafamiliar. Sus esposos no las dejaban, pero después de conocer sus derechos muchas buscaron apoyo psicológico y cambiaron sus vidas”, dice Maricruz Sánchez, una de las beneficiadas del programa.

Hoy ella es una reconocida líder de la Trinitaria. Dice que lleva mejor la economía familiar, ha priorizado la educación superior de sus hijos y ha mejorado la relación con su esposo.