PLANTÓN ANTE CASO DE FEMICIDIO CONTRA LISSETTE MARITZA AVILES ERAZO

PLANTÓN ANTE CASO DE FEMICIDIO CONTRA LISSETTE MARITZA AVILES ERAZO

ESTE FEMICIDIO NO DEBE QUEDAR EN EL OLVIDO

EL Miércoles 21 de Mayo, en Playas, se llevará a cabo la  Audiencia preparatoria de juicio del caso de FEMICIDIO de la compañera LISSETTE MARITZA AVILES ERAZO, ex candidata a concejala del cantón Playas, quien  fue asesinada por su expareja y enterrada en el patio de su casa. El asesino  CONFESO, fue su expareja y padre de sus hijos WILLY RAFAEL VILLACIS DE LA A, y su presunto cómplice sería ANGEL ISRAEL  VILLACIS DE LA A.
EL CEPAM–Guayaquil, con su equipo de  abogadas/o patrocinadores del caso, Mildred Yépez, Reina Valle y Fernando Yávar; actuará en la audiencia,

Las mujeres Orientadoras de los Derechos y otras organizaciones EXIGIREMOS ANTE LAS AUTORIDADES, que  se dicte el auto llamamiento a juicio.

ÚNETE AL PLANTÓN PARA PONER UN ALTO A ESTOS CRÍMENES.LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES y los FEMICIDIOS NO PUEDEN QUEDAR EN LA IMPUNIDAD.

SI ES CON UNA, ES CON TODAS

MIÉRCOLES,  21 DE MAYO – 14H30
JUZGADO  DÉCIMO OCTAVO MULTICOMPETENTE DE Playas

Asesinar a una mujer, por el hecho de serlo es un crimen y tiene nombre: Femicidio

Asesinar a una mujer, por el hecho de serlo es un crimen y tiene nombre: Femicidio

Los crímenes contra las mujeres, mayoritariamente, son crímenes de odio pues cuentan con componentes que evidencian la manera  sistemática con la que  el victimario destroza a la víctima, por medio de aplicación reiterada de violencia física, psicológica y sexual.

La mayoría de victimas del femicidio fueron atacadas por sus conyugues, convivientes o personas con las que mantienen o han mantenido una relación; es decir el crimen pasa por una necesidad de subordinar y controlar a las mujeres, por su condición per se,  lo cual evidencia que es un problema de las estructuras socioculturales con las que vivimos.

Las víctimas del silencio de este delito son miles de mujeres que históricamente luchan por la paridad de sus derechos, puesto  que muchos de estos, han quedado solo en papeles  y su ausencia se ha convertido en cifras y titulares de la crónica roja. La realidad nos indica que los esfuerzos de los Estados contra la violencia de las mujeres  no son suficientes. En los hechos, en la vida cotidiana,  el femicidio se asentó como algo natural;  por esto era necesario que el Ecuador tipifique el Femicidio como un delito autónomo, que permita  contar con mecanismos claros para sancionar a los agresores y combatir, de forma estructural, el comportamiento de violencia hacia las mujeres.

En diciembre de 2011  CEPAM-Guayaquil y una coalición de organizaciones  sociales, de mujeres, juveniles, entre otras, se reunieron en el primer foro nacional sobre femicidio  que evidenció la necesidad de las mujeres de realizar demandas concretas que se articulen a los cambios políticos de nuestro país y que permitan tomar medidas de control y erradicación de la violencia contra las mujeres de forma sostenida y eficiente

Como parte de la lucha por el derecho a una vida libre de violencia contra las mujeres en todas las esferas sociales, el CEPAM-Guayaquil, planteó -junto con otras organizaciones de mujeres-  la tipificación del femicidio en la propuesta del nuevo  COIP -Código Orgánico Integral Penal-.

Este mes de junio cosechamos los frutos de esta lucha y vemos como el femicidio consta como un delito en el primer informe para debate elaborado por la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional.

Desde el CEPAM-Guayaquil, en conjunto con organizaciones de mujeres, jóvenes y la sociedad civil, estamos vigilantes para que este logro se consolide en nombre todas las compañeras que perdieron su vida por este crimen y en el  nombre de  todas las niñas, adolescentes y mujeres que corren riesgo de ser violentadas a causa de esta ignominia que permaneció encubierta en el anonimato de otros tipos penales.

CEPAM Guayaquil
Comunicación
28 de Junio de 2012


//

CEPAM-Guayaquil permanece vigilante a la designación de autoridades del nuevo sistema de justicia

CEPAM-Guayaquil permanece vigilante a la designación de autoridades del nuevo sistema de justicia

Durante el mes de junio, el Centro Ecuatoriano para la promoción y Acción de la Mujer CEPAM – Guayaquil, junto a otras organizaciones de mujeres, presentaron la Impugnación contra el ciudadano David Antonio Ayala Ponce, quien postuló al cargo de Juez de la Corte Provincial de la Primera Sala Penal y Tránsito Guayas- Guayaquil.

¿Por qué se impugnó a este ciudadano?

Con fecha 9 de Enero del 2009, la señora VERÓNICA ALEXANDRA HURTADO BANCHÓN, ex esposa del impugnado, presentó una denuncia en la Comisaría Cuarta de la Mujer y la Familia, por las constantes agresiones psicológicas, físicas y sexuales de las que era víctima por parte de su entonces cónyuge DAVID ANTONIO AYALA PONCE.

El día 8 de junio del 2011, el señor David Antonio Ayala Ponce, fue detenido por la fuerza pública pues acudió al domicilio de la señora VERÓNICA HURTADO BANCHÓN a intimidarla.

Luego de la revisión de estos antecedentes, el CEPAM presentó la impugnación, la cual fue aceptada el 7 de junio de 2012. Con este fallo favorable a la petición del CEPAM-Guayaquil, el ciudadano impugnado fue descalificado del Concurso Público de Méritos y Oposición, Impugnación Ciudadana y Control Social, para la Selección y Designación de Juezas y Jueces de Corte Provincial, tribunales Penales y de Juzgados de Primer Nivel.

El martes 12 de Junio del 2012, se solicitó al Consejo de la Judicatura el envió del expediente de la Impugnación a sorteo, a fin de que un Fiscal inicie las investigaciones ya que el postulante proporcionó información falsa en la declaración juramentada. Cabe señalar que el señor David Ayala Ponce en la actualidad es Presidente de la Sala Primera Penal Laboral y Tránsito.

Estos hechos demuestran que el postulante era un recurrente agresor, lo cual lo deslegitima para ser parte de un nuevo sistema judicial que busca la transparencia, idoneidad e integridad de los servidores de la función judicial.

El CEPAM-Guayaquil es consciente de la necesidad de velar y vigilar el fiel cumplimiento de los derechos de las mujeres, niñas, niños y adolescentes. Desde el CEPAM-Guayaquil, permanecemos alerta en el proceso de construcción de un nuevo sistema judicial. Por medio de esta impugnación, ejercemos la participación ciudadana para la construcción de un país equitativo, democrático y soberano que otorgue derechos para todas y todos.

CEPAM-Guayaquil
Comunicación
25 de Junio, 2012

La actuación de jueces incide en la impunidad de abusos sexuales

La actuación de jueces incide en la impunidad de abusos sexuales

Tomado del Diario El Universo del 29 de Noviembre del 2009

El cuarto de cachivaches donde Belén (nombre protegido) jugaba se convirtió en una pesadilla para la niña de 6 años. Ahí fue sometida a los peores abusos tres o cuatro veces por semana durante más de un año por un hombre de 70 años, piel oscura, mirada dominante y ojeras marcadas.

Dominar al pequeño cuerpo le fue fácil al agresor, quien con una mano le apretaba el cuello para que no gritara, mientras con los dedos de la otra lastimaba sus órganos genitales y la obligaba a abrir la boca para practicar sexo oral. Esa pesadilla se repitió tres o cuatro veces por semana desde agosto del 2006 a septiembre del 2007.

Hace tres años, Belén fue abusada durante un año por el padre de una amiga de su madre. El caso aún no se resuelve.

Los constantes abusos provocaron una infección por las heridas y laceraciones en la vagina y el ano, las que a la final delataron el hecho que la niña había callado. Pero esas evidencias no fueron contundentes a criterio de los fiscales y jueces a cargo del caso, susurra la abuela con voz de impotencia.

Los dedos del agresor provocaron un desgarre en los órganos genitales, como lo confirmó el examen médico, pero la prueba no fue suficiente y se pidieron otros dos exámenes, dice la mujer. Tampoco hubo testigos que garanticen la existencia del delito como exigen algunos jueces.

Las críticas de la abuela de Belén al proceso judicial no son aisladas. El estudio Verdad desnuda, una aproximación al discurso judicial sobre la violencia sexual, elaborado entre el 2006 y 2007 por el Centro para la Promoción y Acción de la Mujer (Cepam), revela una serie de inconsistencias en la administración de justicia, las que contribuyen a la impunidad.

El art. 12 del Código Penal prevé que la intimidación también puede configurar el delito de violación, sin embargo, para los jueces, violación es igual al uso de la fuerza, indica el estudio. Se considera clave que no hay violación si no hay simultáneamente violencia física con huellas claras y contundentes. Los jueces buscan hasta el cansancio esas huellas contundentes de violencia física, vaginal o anal, agrega el documento.

En otros juicios incluso hasta se consideran atenuantes para el agresor, según el estudio. Es el caso de una menor de 13 años, a cuyo agresor los jueces consideraron “atenuante trascendental” el hecho de haberle prometido matrimonio y haber reconocido al hijo que fue producto de la violación. La investigación también cuestiona el hecho de someter a los niños a varios exámenes médicos, incluso a careos con el agresor. Yanina Villagómez, coordinadora de las fiscalías de Delitos Sexuales, recuerda el caso de una niña, violada por un vecino, que sufrió una crisis nerviosa al enfrentar al acusado durante una audiencia.

Esperanza sufre por el abuso a su hija de 16 años, caso que también está estancado entre los juicios similares.

¿Por qué no se utiliza la Cámara de Gesell? (habitación donde la víctima puede ser entrevistada y observada por las autoridades de justicia detrás de un vidrio), se preguntan familiares, psicólogos y abogados de las víctimas. Diana Cueva, titular de la Fiscalía Quinta, dice que se debería reglamentar el uso de ese lugar entre los jueces porque no todos lo utilizan.

Esas son algunas causas por las que la mayoría de casos no se denuncia o no se sigue. Las víctimas o sus familiares desisten porque se cansan de los procedimientos judiciales, de los obstáculos y la demora en las diligencias, refiere Raquel Ichazo, psicóloga del Cepam, organización de ayuda a víctimas de abusos sexuales donde, de los 463 casos atendidos entre abril y septiembre pasados, el 40% son de niños y adolescentes.

Una investigación realizada por el Instituto de la Niñez y la Familia y el Ministerio de Inclusión Económica y Social revela que el 21,4% de 1.100 escolares entre 16 y 17 años encuestados, que representa a 2,5 millones en el país, fue víctima de violencia sexual.

Mientras, cifras de la Fiscalía del Guayas del 2008 arrojan que de las 3.443 denuncias por delitos sexuales, 2.968 tuvieron indagación previa y de ellas solo 328 pasaron a instrucción fiscal (etapa de investigación).

También en el Cepam solo hay 45 casos en investigación. Mientras que en la Fundación María Guare se registran 8 sentencias dictadas en tres años en los casos que ellos asisten y de los 18 del 2008 y 25 de este año, en ninguno hay sentencia. Las dos organizaciones en convenio con el Innfa ofrecen asistencia legal y psicológica a las víctimas de abusos sexuales.

La mayoría de casos no se sigue por desinterés de los denunciantes o porque llegan a acuerdos con los agresores, explica la fiscal Villagómez. Pero también por las amenazas y represalias, dice Ichazo.

El caso de Belén, por ejemplo, lleva más de un año. Desde julio pasado se espera la fijación de la fecha para la audiencia de dictamen de sentencia, la que no se puede cumplir porque el juicio está desaparecido.

Diana Cueva, de la Fiscalía Quinta de Delitos Sexuales, explica que de las 469 denuncias recibidas en lo que va de este año, el 80% corresponde a abusos sexuales y de ellos el 30% a niños y adolescentes. De ese porcentaje el 20% inició instrucción fiscal, el 19% se apela y “duerme en las cortes”.

El calendario que debe seguir el procedimiento judicial no se cumple, afirma.

Explica, por ejemplo, que para una audiencia de formulación de cargos, según la ley, el juez en un plazo de 24 horas debería fijar el día y la hora para la diligencia que debe efectuarse en un tiempo de cinco días. En la realidad, la notificación recién llega al mes o dos meses.

Algo similar ocurre con las audiencias para formulación de dictamen de sentencia y otros procesos judiciales, indica. A ello se suma la suspensión de las diligencias por ausencia del abogado del acusado o de alguna de las partes procesales, lo que retrasa aún más el trámite y dilata los casos.

Detalles: Asistencia y denuncias

Atención especializada

Para buscar ayuda puede acudir al Cepam, ubicado en un local junto al mercado Caraguay, Telf. (04)2447347; o la Fundación María Guare, en Babahoyo y Clemente Ballén, Telf. (04)2372007.

Denuncia legal

En las dependencias de la Fiscalía, Policía Judicial, consejos de la Niñez y la Adolescencia y en oficinas de defensa del educando en las direcciones provinciales de Educación.

Denuncia por juicios

En las delegaciones del Consejo de la Judicatura en cada provincia. La denuncia debe incluir los nombres y apellidos completos, hechos y argumentos sobre la queja contra el funcionario judicial.

Alerta para padres

Aislamiento, llanto, dificultad para dormir, irritabilidad, lesiones en sus genitales, excesivo pudor con su cuerpo, secreciones genitales en la ropa interior o cambios en el rendimiento escolar.

Mujeres maltratadas reconstruyen sus vidas con apoyo grupal

Mujeres maltratadas reconstruyen sus vidas con apoyo grupal

El alto índice de violencia a la mujer en nuestro país ha llevado a muchas organizaciones, gubernamentales y no gubernamentales, a mantener una lucha sin tregua contra este mal social que carecía de apoyo suficiente por parte de las autoridades públicas y que ahora, de a poco, se empiezan a tomar serias medidas de protección a la mujer violentada y a sus hijos.

El Centro Ecuatoriano para la Promoción y Acción de la Mujer (CEPAM), en Guayaquil, ha creado como respuesta a tanta violencia grupos de apoyo, los mismos que son espacios de reflexión colectiva de mujeres que viven o han vivido en alguna etapa de su vida algún hecho de violencia de género e intrafamiliar y que buscan apoyarse entre sí para manejar de manera más saludable las secuelas de la violencia, poder tomar decisiones, asumir cambios y enfrentar la vida con mayor plenitud.

Un principio de la formación de los grupos de apoyo es que la participación de las mujeres debe de ser voluntaria; se debe estimular su integración al trabajo grupal lo más rápidamente pero sin presión, respetando su individualidad y toma de decisiones.

Según Verónica Espinel, psicóloga del CEPAM, los grupos de apoyo, bajo esta modalidad, recogen la vida cotidiana de las mujeres, las construcciones que han hecho de ella, pero centrándose en el análisis sobre los costos que estas formas de ver la realidad ha tenido para ellas. “Es un espacio donde se valoren saberes, donde las facilitadoras y cada una de ellas comparten poderes a partir de estos conocimientos, donde nadie es dueño de una verdad, ni de algo bueno o malo, sino que cada una ha vivido de formas diversas sus experiencias alimentadas por un contexto social patriarcal que le ha dado un significado a sus vidas. Se procura que todas se comuniquen y se escuchen sin juzgarse, sin culparse, ni criticarse”, afirma Espinel.

En este espacio se trata de partir del problema común para fortalecer capacidades en la toma de decisiones a nivel personal, y para la construcción de una mejor calidad de vida sin violencia en los hogares.

Espinel manifiesta que si lo que pretendemos es motivar la participación de las mujeres, es recomendable que el grupo de apoyo esté conformado con 10 ó 12 participantes. No obstante, se puede iniciar con 5 mujeres. Se debe tener mucho cuidado en integrar al mismo grupo, familiares o personas muy allegadas entre sí, porque existe el riesgo de que surjan problemáticas de tipo familiar no resueltas que podrían originar un desvío del tema fundamental o podría silenciarlas.

Testimonios

– “Estamos aquí por situaciones parecidas. Es grato saber que estamos compartiendo y planeando objetivos importantes…son nuestros sueños poder decirlos, palparlos y hacerlos factibles”. Participante del grupo “Iniciando Caminos”.

– “Poder expresar las cosas que hemos estado sintiendo y viviendo, saber que no sólo yo he pasado por cosas malas, me ha ayudado a tomar decisiones para hacer que las cosas sean diferentes, para vivir de otra manera, con tranquilidad y paz”. Participante del grupo “Lo Cotidiano”.

– “Romper el silencio me permitió poner un pare, para poder hacer cambios, para no ser más sometida”. Participante del grupo “De-construyendo la Violencia vivida”.

Tema publicado en la revista Mujeres 365, año 1 No. 6