Necesitamos educación sexual científica que desbarate las ideas engañosas

Necesitamos educación sexual científica que desbarate las ideas engañosas

Por Sonia Rodríguez Jaramillo

CEPAM Guayaquil

La nueva directora de la estrategia intersectorial de planificación familiar y prevención de embarazo adolescente ENIPLA  cuestiona los mensajes y contenidos de educación sexual que se han difundido en el país en los últimos años, aduciendo que promueve libertinaje sexual….lo cual es falso

La alta tasa de embarazo adolescente no se resuelve en tres años,  sin  educación sexual científica, limitado acceso a servicios de salud,  prácticas machistas, de violencia sexual, escasas   oportunidades para las adolescentes que buscan en la maternidad y en las tempranas relaciones  afecto, seguridad y una familia.
Realmente en el país no se ha logrado implementar un programa de educación sexual desde un enfoque de derechos sexuales y reproductivos que cuestione mitos e inequidades de género. En las últimas décadas ha habido intentos que no han logrado aterrizar en las aulas; precisamente por las autoridades antepusieron sus  prejuicios morales, religiosos y desconocimiento de la realidad de las y los adolescentes, especialmente de los más pobres del país. La ENIPLA ha dado un paso importante porque ha incluido los derechos como lo establece la constitución y los acuerdos y normas internacionales que el país ha suscrito,  como incrementar el acceso a servicios de salud  e implementar educación sexual para niñas/os y adolescentes, promoviendo igualdad de oportunidades a hombres y mujeres, educación libre de violencia, no discriminación, laica.

No garantizar educación sexual desde estos enfoques es lo que pone en riesgo a adolescentes y jóvenes  y los deja a merced de información engañosa, falsa. La juventud del país requiere  metodologías innovadoras,  espacios donde informarse científicamente,  talleres donde puedan develar prácticas abusivas, desiguales, machistas, donde puedan construir prácticas de autocuidado y relaciones responsables.

En las diferentes ciudades del país las organizaciones que trabajamos con adolescentes, jóvenes y mujeres estamos organizándonos para exigir que se cumpla lo que dice la constitución y el plan del buen vivir.  Es importante que adolescentes, madres, padres, educadores, personal de salud, comunicadores nos pronunciemos y defendamos el derecho a una educación laica, científica  y a servicios de salud para adolescentes,  jóvenes y mujeres para  así promover una sexualidad responsable, placentera, saludable y libre de violencia.

Presentación de Veedurías Ciudadanas delegadas por el CEPAM Guayaquil

Presentación de Veedurías Ciudadanas delegadas por el CEPAM Guayaquil

El CEPAM-Guayaquil,  en el marco de las políticas públicas de protección de las mujeres, niñas, niños y adolescentes a tener una vida libre de violencia y, de los derechos sexuales y reproductivos; que nuestra  constitución garantiza;  impulsa la conformación de 4 equipos de  veedurías ciudadanas a dos instancias del estado: Ministerio de Salud Pública y Consejo de la Judicatura.

Desde hace 30 años, el  CEPAM-Guayaquil, busca la efectiva aplicación de las políticas que promuevan una vida en derechos. La primera veeduría busca dar seguimiento a la implementación del acuerdo ministerial 2490 relativo a la Entrega de  Anticoncepción, incluida la Anticoncepción Oral de Emergencia. Mientras que la segunda veeduría se orienta a  las nuevas unidades judiciales especializadas de violencia contra la mujer y la familia.

Luego de un proceso de capacitación en temas relacionados a los derechos de las mujeres, marcos legales de protección nacional e internacionales, políticas públicas en torno a la protección y conocimiento del ejercicio efectivo de la participación ciudadana y control social; se han conformado cuatro (4) equipos de veedoras, integrados por el colectivo Orientadoras/es de los Derechos. Estos grupos trabajarán de la siguiente forma:

Dos equipos destinados a: VIGILAR Y HACER SEGUIMIENTO AL ACCESO Y DISPONIBILIDAD DE ANTICONCEPTIVOS, INCLUIDA LA ANTICONCEPCIÓN DE EMERGENCIA, DE ACUERDO A LA NORMATIVA DEL MODELO DE ATENCIÓN, PROTOCOLOS Y PROCEDIMIENTOS DE SALUD DURANTE EL PERIODO SEPTIEMBRE 2013 A ENERO DEL 2014 en el CENTRO DE SALUD FRANCISCO JACOME DE GUAYAQUIL y en el  HOSPITAL DEL CANTON SALITRE

Otros dos equipos destinados a: VIGILAR Y HACER SEGUIMIENTO A LA  APLICACION DE PROTOCOLOS Y PROCEDIMIENTOS EN LA RUTA DE ATENCIÓN EN LA UNIDAD JUDICIAL ESPECIALIZADA DE VIOLENCIA CONTRA LA MUJER Y LA FAMILIA EN EL PERIODO DE SEPTIEMBRE 2013 A ENERO DE 2014, en las Unidades especializadas ubicadas en VALDIVIA SUR  y FLORIDA NORTE

El CEPAM-Guayaquil, trabaja desde hace 30 años, fortaleciendo la democracia. Desde la articulación, el aprendizaje y el empoderamiento ciudadano,  podemos contribuir a la construcción de instituciones públicas y procesos sociales diversos, soberanos y en permanente ejercicio crítico de la participación social.

Dia: 23 de agosto de 2013
Lugar: Auditorio principal de CPCCS
Hora: 09h00 a 12h00

Comunicado

Comunicado

EL FRENTE ECUATORIANO POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS – FEDDSYR
A LA SOCIEDAD EN SU CONJUNTO Y AL ESTADO ECUATORIANO

Rechazamos el ataque a la Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar-ENIPLA por parte de sectores fundamentalistas, pues es una política pública que recoge y operativiza los derechos sexuales y derechos reproductivos que están en nuestra constitución.
Los derechos sexuales se refieren al ejercicio de una sexualidad placentera, en sus dimensiones físicas y emocionales, libre de violencia sexual y de otros tipos de violencias e independiente de la procreación.
Significa en definitiva que el Placer es un derecho y su garantía una obligación del estado y responsabilidad de la sociedad exigirla.
Los derechos reproductivos implican el derecho de las personas a tomar decisiones libres e informadas sobre su vida reproductiva y a ejercer el control voluntario y seguro sobre su fecundidad. Por lo tanto los derechos sexuales y reproductivos tienen relación con lo más íntimo de las personas, con su identidad, autonomía y autodeterminación.  El estado tiene la obligación de garantizar a la población los medios para ejercer estos derechos.

La Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar, ENIPLA presentada al pueblo ecuatoriano por parte del Gobierno Nacional y ejecutada desde el Ministerio de Salud, Ministerio de Inclusión Social y Ministerio de Educación, es una política de salud acertada, que debe garantizar información, servicios, asesoría, para que las personas especialmente jóvenes,  tomen decisiones en su vida sexual y reproductiva con autonomía, libertad, información,  beneficiándose del progreso científico y de un entorno social libre de dogmas, desprejuiciado y sobre todo LAICO.

La Fe es la Fe, el Estado es el Estado. No se deben confundir las cosas.  La Fe no compite con nuestros derechos. Somos un estado constitucional y de derechos que garantiza el principio de laicidad y la ética laica como sustento del quehacer público y el ordenamiento jurídico.  Por tanto el Estado Ecuatoriano, debe generar mecanismos, servicios y políticas suficientes para promover el ejercicio efectivo de los derechos sexuales y derechos reproductivos porque también son derechos humanos.  Debe propender a garantizar la autodeterminación de las personas y garantizar la libertad de conciencia para que actúen en función de sus concepciones religiosas, sin que ellas afecten las decisiones del Estado.

El objetivo de la  ENIPLA como política pública es garantizar el acceso efectivo a información, orientación, servicios de salud sexual y salud reproductiva y anticonceptivos de manera gratuita constituyéndose esto en un gran avance.  Rechazamos que se plantee eliminar esta estrategia y que volvamos al oscurantismo y la ignorancia.

La estrategia es vital especialmente para las mujeres más pobres, de menor educación, rurales, indígenas, afroecuatorianas, desplazadas y  migrantes extranjeras, adolescentes y jóvenes, poblaciones diversas sexualmente, que son los que presentan mayor fecundidad, mayor discriminación y  violación de sus derechos cuando acuden a los servicios.

En el Ecuador el promedio de hijos es de 3.3 hijos por mujer, sin embargo las mas pobres y excluidas tienen hasta 5 hijos.  Una de cada 5 mujeres adolescentes estuvo embarazada o es madre y uno de cada 5 partos corresponde mujeres adolescentes menores de 19 años.
El embarazo en niñas entre 10 y 14 años ha aumentado en un 78% este último diez y se producen por lo menos 5 violaciones sexuales diarias.

Apoyar  la ENIPLA significa velar por la garantía de los derechos constitucionales, promover la igualdad y no discriminación, el principio de laicidad, el cumplimiento de normas y tratados internacionales que han sido ratificados por el estado ecuatoriano y contribuye a romper el círculo de pobreza de adolescentes y jóvenes que a temprana edad ya tienen uno o más hijos.

Estamos vigilantes del cumplimiento de la estrategia ENIPLA y de la no injerencia de posiciones contrarias al ejercicio de los derechos que protegen a las personas y especialmente a las mujeres de riesgos innecesarios y les provee de información y métodos anticonceptivos que aportan a la consecución de sus planes y proyectos de  vida.  El éxito de estrategias como esta rompen el círculo de la pobreza y logra que las decisiones más importantes en términos del destino reproductivo de las mujeres se tomen con mayor conciencia y oportunidad.

Nos sumamos y apoyamos la estrategia ENIPLA desde la diversas organizaciones que formamos parte del Frente Ecuatoriano por la Defensa de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, apoyamos el trabajo de Carina Vance, Ministra de Salud y del gobierno nacional que impulsa esta política.

FRENTE ECUATORIANO POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS SEXUALES Y DERECHOS REPRODUCTIVOS

Enviar sus adhesiones a: frenteecuatorianodefensadsydr@gmail.com

Ana León: Soy CEPAM-Guayaquil

Ana León: Soy CEPAM-Guayaquil

“He trabajado en el CEPAM-Guayaquil casi 4 años, siento que mi proceso de aprendizaje dentro de la Organización es continuo. Trabajar casos de  violencia y sobre todo violencia sexual con adolescentes y  niñas es un tema muy difícil, pero estoy convencida que es en ésta área donde me quiero desarrollar y especializar en  mi carrera”.

Nombre: Ana León Molina
Edad: 48 años
Hijas: Alexandra (24 años), Vanessa (22 años) y Adriana (17 años)
Casada con: Jorge Arauz Ortega
Profesión: Psicóloga
Área de Servicio y Atención Integral

Los procesos mentales, cambios y modificación de conductas son parte del trabajo diario de una Psicóloga; Ana León es  una compañera, una mujer que no solo  desarrolla su carrera profesional  con las usuarias día a día en el Servicio de Atención Integral  del  CEPAM-G, sino que, también vive este proceso  en su espacio más íntimo, su familia.

“Cuando entré a trabajar aquí escuchaba mucho la  frase que el CEPAM-G te cambia, te hace ver las cosas distintas; así fue.  He cambiado desde mis propias concepciones  de vida.   La relación con mi esposo y mis hijas;  ahora veo  con una óptica diferente. Fue muy importante, también, que  mi familia  entendiera  lo que me estaba pasando”.

Hablar con  “Anita”, como todas y todos la llamamos,  es notar a una mujer segura, confiada y convencida   de lo que hace, es de aquellas personas que transmiten  pasión y disfrutan su trabajo.  Tratando de conocer cómo fue su ingreso al CEPAM-Guayaquil, nos comentó que ella tenía una vida laboral gitana, por cuestiones familiares y de trabajo  se había mudado tres veces de provincia.  Su último trabajo fue en  Quito en un Sub-centro de salud donde realizaba  consultas a las usuarias. Estando allí empezó a notar que los casos de  violencia intrafamiliar y violencia sexual la tocaban mucho más como profesional y  como mujer.

Queriendo saber qué casos o qué caso la impactó más a su llegada al CEPAM-G noté  como su sensibilidad seguía atada a esa historia.  Lo único que pudo decirme fue:” esa experiencia me enseñó a mirarme por dentro”.  En la actualidad, después de 4 años de trabajar en el CEPAM-G La Psicóloga Ana león dice con toda comodidad que encontró  su casa, su lugar favorito-como ella lo llama-” Cuando empecé aquí fui acogida de buena  forma, me integré poco a poco y me gusto mucho la dinámica que había y sigue existiendo entre las compañeras”.

En el plano profesional, Ana león considera que a medida que va adquiriendo más experiencia por medio de las consultas con las usuarias ha conseguido notar situaciones de riesgos o de violencia que no notaba antes y qué tratar de hacer notar esas situaciones en ellas a veces es muy difícil.  “Intento transmitirles a las mujeres, jóvenes o adolescentes que salir el circulo de la violencia en el que viven o en el que trabajan  no es cuestión de dos o tres citas, todo es un proceso y lleva su tiempo. Me encantaría implementar una terapia grupal, la demanda es alta dentro de las usuarias.  Estoy notando que los grupos de apoyo-dependiendo el tema- ayudan de una forma distinta y trabajan en su propio desarrollo en grupo”

“Creo que uno viene aquí y a medida que se va incorporando también va cambiando tú mentalidad, incluso después de estar  varios años aquí continuamos bajando más ideas,  más concepciones que hacen nunca se termine el proceso de aprendizaje.  La violencia cruza por muchas áreas de la vida y debemos de estar preparadas para ayudar a erradicarla, por lo menos de nuestras vidas, de las vidas que cruzan por aquí”.

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota” creo que esta frase recoge el trabajo de mujeres y hombres  qué como Anita trabajan contribuyendo al cambio de mentalidad que es donde radica la fuerza movilizadora de toda sociedad.  El mundo es de las mujeres que se transforman y cambian vidas.

La prevención llegó a jóvenes con un festival

La prevención llegó a jóvenes con un festival

Tomado de la edición impresa del diario El Telégrafo del Miércoles 22 de Septiembre del 2010

El lugar de acogida fue la Plaza de Artes y Oficios de Guayaquil, donde las palabras de Vicente Morales, estudiante del colegio Provincia de Bolívar, calaron en los presentes.

En los stands los estudiantes eran informados de diversos temas de educación sexual.

Mensajes de abstinencia sexual, protección para evitar el contagio de enfermedades venéreas, embarazos, entre otros, se difundieron a los jóvenes que visitaron ayer el Festival juvenil y promoción de los derechos, deberes y responsabilidades de los adolescentes.

El lugar de acogida fue la Plaza de Artes y Oficios de Guayaquil, donde las palabras de Vicente Morales, estudiante del colegio Provincia de Bolívar, calaron en los presentes, ya que les pidió a sus similares que practiquen la abstinencia.

“Para que no se trunquen nuestras metas o sueños, porque todo tiene su debido tiempo, no hay por qué apresurarnos a la sexualidad”, aconsejó el adolescente.

Con música, danza y dramatizados, también se difundió el mensaje de prevención. En los sketchs, en los que intervinieron estudiantes y miembros de la Dirección Provincial de Salud del Guayas (DPS-G), se les explicó sobre las consecuencias de un embarazo a temprana edad o de un aborto.

Hubo también cerca de 20 stands donde se difundieron consejos, imágenes y juegos que permitieron la interacción de los asistentes.

Los puntos de más visita y permanencia de los chicos eran los dirigidos por jóvenes. Un ejemplo fue la transmisión en vivo de “Noti Salud Juvenil” de la Red de niños, niñas y adolescentes.

Los pequeños locutores le preguntaron a los colegiales si sabían: ¿qué es la prueba de amor? Ante la interrogante, Dayanara, alumna del colegio José Andrés Mateus, enmudeció.

Se promovió la abstinencia, prevención de embarazos e infección de enfermedades venéreas

La evidente vergüenza no le permitió articular palabras, pero atinó a decir que “eso no es correcto”.

En el stand del Cepam, el interés fue por conocer el ciclo menstrual. La facilitadora Jéssica Cortez les explicó a las chicas que los días de mayor fertilidad son los tres anteriores y tres posteriores a la menstruación. Mientras tanto, los púber aprendían el correcto uso del preservativo.

La atención también se centró en el puesto de Copprende, en el cual la sicóloga Iva Vargas enseñó el uso del preservativo femenino. “Desde el próximo año las mujeres serán capaces de decidir su uso”, argumentó.

Sorprendida, la estudiante Lilibeth Quinto consultó: ¿Y eso no dolerá cuando se   pone?  Vargas aseguró que no, sino que protege.

Salud sexual no orienta a chicos

Salud sexual no orienta a chicos

Tomado del Diario El Telégrafo del Lunes 23 de Noviembre del 2009

Investigación muestra que ellos requieren atención focalizada para prevenir enfermedades.

Según la investigación del Cepam  “Jóvenes, sexualidad, cuerpo y salud”, la cual recoge opiniones de chicos con edades entre 14 y los 24 años, los hombres de ese grupo etario   consideran que los servicios de salud  están orientados únicamente a la mujer y  no ofrecen  lugares donde ellos puedan acudir.

La investigación, realizada a medio centenar de jóvenes y una veintena de médicos,  identifica que “la mayoría de varones consultados ha buscado atención médica en pocas ocasiones y solo lo hacen cuando presentan síntomas evidentes de que se han enfermado”.

En este último caso encaja la experiencia de Adrián Cedeño, de 19 años de edad, quien hace dos meses se vio forzado a visitar un urólogo al presentar erupciones en su pene. Lo que más le sorprendió fue la expresión de extrañeza del médico: “¡Es raro que venga un hombre joven de su edad a una consulta médica, lo felicito!”, recuerda.

“Eso -opina- ocurre porque la mayoría de las personas de mi edad siente vergüenza. Muchos creen que a los varones no les  pasa nada”.

También Alexis Zambrano, de 17 años, quien pertenece al Centro de Jóvenes Pasos y Huellas, del Centro Ecuatoriano para la Protección y Acción de la Mujer (Cepam), es parte de los menores de edad que se sienten excluidos del sistema de salud. “No hay subcentros de salud que sean conocidos por los hombres, por ese motivo los jóvenes no se acercan a los médicos, ni  saben  a dónde acudir”, expresa.

Jóvenes del centro Pasos y Huellas acuden hasta Cepam para informarse sobre salud sexual y reproductiva.

En ese aspecto, los índices de la  Dirección Provincial de Salud muestran  que en Guayas, en lo que va del año, 54.208 hombres presentaron problemas por infecciones en las vías urinarias. Además, los trastornos de la uretra son la tercera causa de morbilidad (enfermedad) hospitalaria.

Para Sonia Rodríguez, coordinadora del centro juvenil del  Cepam, esas situaciones ocurren precisamente porque no hay una oferta de los servicios de salud para ellos.

“La consecuencia final de eso es que ninguno acude por información, sino cuando ya están enfermos”, asevera.

A eso se suma, explica la psicóloga,  la falsa concepción de que muchos se vean como “machos fuertes, impositivos y rudos”. Por eso  ellos no creen necesario cuidar su salud, añade.

En la Unidad del Guasmo Central, donde atienden al grupo etario, se evidencia que cuando existe un centro, el grupo sí demanda  atención.

Allí el médico general Antonio Zambrano calcula que  un promedio de 15 hombres, de 10 a 19 años de edad, acuden diariamente para recibir asistencia.

“Se necesitan más unidades de salud para los jóvenes y  difundir más los derechos que tienen sobre su salud sexual y reproductiva, de esa forma se evita que ellos acudan a los amigos o personas mal informadas”, sugiere el galeno, quien trabaja junto a una ginecóloga.

Otra solución que plantea a la problemática es que se capacite a profesores de escuelas y colegios fiscales para que orienten a los alumnos e incentiven una cultura de acudir a los centros de salud más cercanos.

“Es normal que la juventud no vaya al médico por vergüenza y termine preguntándole a un vecino o a un amigo mal informado. Por eso es importante que los adolescentes vayan al médico para que los ayude a despejar sus dudas y puedan orientarlos”, dice.

Johnny Varela, coordinador del centro para adolescentes de la Asociación pro bienestar de la familia ecuatoriana (Aprofe), señala que tanto hombres como mujeres jóvenes tienen los mismos temores y prejuicios  que influyen para que ellos no acudan a los servicios de salud.

Varela coincide con que  los proyectos de salud deben tomar en cuenta  a los hombres, “eso ayudaría a que usen protección en sus relaciones sexuales y no estén en riesgo”.

Asimismo, Susana Rendón, psicóloga clínica de Aprofe,  asegura que atiende a   hombres, pero ya  cuando  tienen problemas de conducta, sexualidad y conflictos de pareja que habrían podido prevenir. “De las 115 consultas mensuales  aproximadamente el 60% corresponde a ellos. Buscan aquí las respuestas que muchas veces no hay en la casa porque  son familias disfuncionales. Mientras que otros lo hacen con amigos o con su pareja”, manifiesta.

La psicóloga explica que los jóvenes no saben a dónde acudir para tratar estos temas, y la última opción es el especialista.

Alexis Zambrano

Adolescente del Centro de Jóvenes Pasos y Huellas, del Cepam

“No hay subcentros de salud conocidos para hombres, por ese motivo los jóvenes no se acercan a los médicos”

Sonia Rodríguez

Coordinadora del centro juvenil del Cepam

“La consecuencia final de eso es que ninguno acude por información, sino cuando ya están enfermos”

Plantón rechazó abusos a mujer

Plantón rechazó abusos a mujer

Tomado del Diario El Telégrafo de Noviembre del 2009

Según Jair Briones, activista, los colegios, las calles y los hogares deberían ser sitios seguros a fin de que las mujeres anden tranquilas.

En medio de los vehículos, los activistas rechazaron la violencia hacia la mujer

Unos cincuenta estudiantes, miembros del Área de Jóvenes del Centro Ecuatoriano para la Acción y Protección de la Mujer (Cepam), realizaron, la mañana de ayer, un plantón frente al parque Centenario.

El motivo: rechazar la violencia de la que son víctimas las mujeres  en el país.

Según Jair Briones, activista, los colegios, las calles y los hogares deberían ser  sitios seguros a fin de que  las mujeres anden tranquilas.

Briones dijo que al Cepam llegan chicas que son víctimas de violencia, “nosotros las direccionamos para que ellas sigan un tratamiento porque hacemos una labor psicológica”.

La idea de esta campaña, en contra de la violencia hacia la mujer, surgió, según Briones, de un caso de abuso sexual  en un colegio.

El Área de Jóvenes  trabaja con diez colegios, ubicados al sur de Guayaquil, en donde los chicos se capacitan y aportan a las diferentes actividades, como la de ayer, con pancartas, disfraces y otros implementos elaborados por ellos mismos.

La directora del área, Sonia Rodríguez, indicó que los casos de violencia han servido para llenar las páginas de crónica roja de los periódicos, pero que no se ha dimensionado la gravedad y el sufrimiento que tienen muchas niñas y adolescentes cuando son víctimas de la violencia sexual.

El plantón, según la directora, forma parte de  una campaña para sensibilizar a la comunidad.

En tanto que Adrián Cedeño, estudiante y activista del grupo, aseguró que  ya no quieren que haya más violaciones, acosos e incluso una  mirada que pueda perturbar a una mujer.